Recuerdos {Senna y Christopher}

Ir abajo

Recuerdos {Senna y Christopher}

Mensaje por Sebastian Black el Vie Mar 23, 2012 4:39 pm

Era un clima muy cálido, no podía mentir, las chicas de cabello rosa me tenían aun asombrado, era imposible que en ellas dos pudiera encontrar un pequeño rasgo de Karin, no entendía el por que de mis acciones, aun acostado en mi cama cerre los ojos, recordando como había conocido a Karin, era totalmente diferente de como las había conocido a ellas, en mi mente había muchas imágenes por lo que empezó a visualizar tenuamente:

Estaba atrapada, muchos soldados humanos pretendían matarla, vi en esos ojos azules el terror y su cabello rubio pastel ligeramente enredado y enmaranado, eras hermosa a pesar de tus defectos físicos, aunque claro a mis ojos no había ninguno:

Karin: Alejense, dejenme.

Dijiste forzejeando con ellos, uno había agarrado tu cabeza y el otro tu brazo, en tu piel blanca se marcaban los dedos de el, dejándote una mancha roja, ellos gritaban todo tipo de obsenidades, pensaban violarte, se notaba en sus caras, te veían con deseo y quien no con tu belleza, pero aun así, no podía permitir que aquella chica hermosa acabara así.

Soldados: Callate perra! Y dejate de quejar, es el mejor futuro que podrías tener!

Exageraban y aumentaban los insultos, cada vez brotaron mas lágrimas de tus ojos, tus ojos cada vez mas se abrían un poco mas, se veía hasta la aparte blancas de estos, forzejeaste mas con ellos, hasta que te quedaste sin fuerza y te dejaste caer.

Karin: Por favor no me lastimen.

Dijiste en un tono débil y triste, sabias que lo harían, que te lastimarian, violaría y luego matarian, claro antes de eso saciarin sus deseos sexuales contigo.

Ya no soportaba mas verte en una situación así, algún día serias mi presa y no me gustaban las presas sucias y tocadas por otros, aunque bueno eso fue antes, antes de atacar, vi como te arrancaban tus ropas, te dejaron desnuda solo cubierta por la ropa interior, idiota era el hombre que no viera semejante belleza.

Soldados: La cría esta buena.

Me reventaron los sentidos al oír tal vulgaridad, malditos sacos de mierda como se les ocurría decir eso de ti, ni que fueras solo un objeto o una prostituta, aspire tu olor, eras una vampira, podrías matarlos sin problema y lo sabias, pero no entendía la razón por la cual no los atacabas, tal vez esperabas un buen momento, pero cual mejor que este, estaba distraídos con tu cuerpo.

Al contrario te contrajiste mas, tu voz se torno aun mas débil y esperando tan solo una señal de poder o algo, me arte y me pare, al principio sabia que llamaría mucho la atención el hecho de matarlos pero me preocupaba mas tu seguridad, ya si intentaban matarme en realidad no me importaría, era indiferente para mi, lo que significara mi vida o lo que pasara con ella, no me importaría si tu estabas segura.

Me puse atrás del que te agarraba la cabeza con fuerza y le parti la de el, al siguiente, que te dijo perra le saque el corazón sin pensarlo, simplemente, el impulso me llevo a eso, a otro de los soldados le disloque los brazos y las piernas y le arranque su ropa con mis manos para deja su miembro al aire y con mi mano izquierda agarrarlo y con la derecha con mis garras arrancarlo, luego aun vivo por que no estaba del todo muerto se lo metí en la boca.

Me agache un poco cubierto de sangre y te tome del mentón, te sonríe algo frío dado a que me molesto un poco que no te defendieras, pero después de estos tres asesinatos, decidí que te defendería toda mi vida, mientras viviera tu estarías bien.

Sebastian: Como te llamas?

Tal vez la crudeza de mi voz te asustó mas, aun que tal vez solo era el hecho de verme lleno de sangre y que ni siquiera me molestara eso, era extraño, a pesar de que la sangre de los humanos me parecía un tanto asquerosa y mas cubriendo mi cuerpo, no me importaba en lo mas mínimo por que tu estabas bien.

Tus ojos azules me vieron con miedo, tal vez la frialdad había hechado a perder mi plan de estar cerca de ti, pero el hecho de saber que eras fuerte y que te dejabas lástima me desepcionaba.

Karin: Me llamo Karin Escarlett Petrova, no me lastimes por favor.

Lastimarte? Ni en sueños podría, eras demasiado importante para mi, bueno todo en ti lo era, eras perfecta.

Sebastian: Tienes un bello nombre.

Karin, era ese el nombre de la mujer que amaba, un nombre que se quedaría marcado en mi cabeza con fuego, había encontrado mi razón de vida... Tu.

Te carge entre mis brazos y te lleve hasta mi refugio, no tenia casa por que sabia que seria mas fácil que encontrar y era lo que menos quería, te acoste en lo que podía llamar mi cama, vigile que todo fuera seguro y me salí un momento.

Fui a una tienda común y compre un vaporoso vestido rosa, los utensilios básicos ya los tenia en mi refugio, me dirigí a cajas y page y con una bolsa blanca en mi mano derecha me dirigí de nuevo al refugio, estabas dormida, por lo que te deje el vestido a lado de la cama y me fui a hacerte algo de comer.

No conocía bien la dieta de los vampiros, pero supuse que al menos una o dos bolsas de sangre te ayudarían a reponer fuerzas, fue extremadamente cuidadoso, la caliente para que estuviera a temperatura humana, solo para que bebieras.

La serví en una copa y la puse en la charola, al cansarian para unas 5 o 6 copas, espere mientras leía un libro a que despertaras.

Leí un artículo interesante, todos buscaban criaturas de otros mundos, debido a que estaba pronosticada una guerra y planeaban usar nuestros poderes para poder salvarse, que asco, los humanos eran una completa escoria para mi, y mas de lo que casi te hacen.

Tus bellos ojos azules se empezaban a abrir poco a poco una chispa de ellos llego a los míos y me pare de golpe, poniéndote una copa de sangre enfrente, tus instintos reaccionaron y me la quitaste empezando a beberla.

Karin: Oye, como te llamas?

Me dijiste cuando tus mejillas agarraron un ligero color rosa, te veias realmente hermosa, mi nombre, por verte se me olvido, se me había olvidado todo, reaccione, cuando sentí un dedo tuyo en mi brazo, me picabas debilmente para sacarme de mi trance.

Sebastian: Sebastian Black, para servirla señorita.

Sonreiste debilmente y vi como tus ojos brillaban un poco mas al sonreír, que tenia esta chica, que la hacia realmente tentadora y irresistible, por que me sentía a si con ella.

Karin: Y por que no rescataste?

Bajaste la copa por puro impulso esperando mi respuesta, tu voz era como esas melodías que de tanto escuchar te volvías adicto, eso eras tu Karin mi adicción, y para mi en ese momento era realmente buena.

Sebastian: Eres demasiado linda para morir.

Dije un tanto indiferente, no quería sonar demasiado interesado dado que no sabia como reaccionarias con ello.

Karin: No deberías odiar a los humanos, digo después de todo, alguna vez lo fuimos, y nos guste o no, son pecadores y tontos de nacimiento

Reiste, yo me rasque la nariz un poco y agarre tu mentón, acerque mis labios a los tuyos y te bese.

Cuando nuestros labios entraron en contacto sentí una intensidad y un fuego muy grande que no era capaz de apagar, el simple contacto había logrado que cada terminación nerviosa de mi cuerpo cobrara vida propia, me separe un poco y vi que tenis los ojos cerrados y estabas sonrojada.

Te bese de nuevo, esta vez un poco mas apasionado, mis labios buscaban los tuyos, y tu lengua y la mía jugaban, era muy extraño pero me había enamorado de ti con el simple hecho de conocerte.

Karin.

Mis pensamientos se cortaron de golpe me pare y me dedique a caminar sin rumbo fijo en realidad solo quería seguir soñando contigo.

avatar
Sebastian Black
Demonio
Demonio

Mensajes : 82
Money-money : 11901
Fecha de inscripción : 13/03/2012
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Recuerdos {Senna y Christopher}

Mensaje por Senna el Sáb Mar 24, 2012 6:59 pm

Estaba sentada cómodamente en mi escritorio, pensaba en todo, en mis primeros días cuando fui de nuevo ingreso, muchas emociones, parecidas a las que tenían los otros chicos tenían, si era cierto la academia tenia un cierto aire de cárcel pero todo estaba hecho por algo, era algo que pocos sabíamos pero era muy fácil de saber, bueno eso era si leían el folleto completo de la academia, las puntas afilada y casi todo estaba cubierto por un veneno extraño que la simple cortada te mataba en segundos, todo fuera por protección a los alumnos.

Me pregunto cuando ese viejo decrépito le daría por aparecer, tenia razón en algo era mejor que yo no fuera la directora, era joven aun, y el tenia mas experiencia, pero creo que aquella experiencia no le daba de todo, ya que en realidad a pesar de llevar años en la academia no todos los líderes nos conocíamos entre si, había visto ligeramente en los pasillos al líder de los ángeles una o dos veces, pero nunca había platicado con el, y tampoco era que me importará, pero siempre era importante eso.

Seguí dibujando la única tarea que me había pedido, no tenia ganas de hacerlo pero era un favor del señor o como yo prefería llamarlo abuelito, aunque en realidad no era para nada familiar mio, al contrario, era solo un viejo que había conocido en las calles cuando me perdí de pequeña, el me llevo de vuelta a casa y me dejo una tarjeta para cuando lo necesitara.

El decía que era humano, pero vamos desde cuando los humanos conservan la belleza tanto tiempo!, imposible de seguro era alguna cosa y no lo decía por vanidad, aunque bien sabia que el amaba a los humanos, le parecían criaturas fascinantes o de laboratorio, varias veces tuve fantasías de el gigante con humanos en jaulas haciéndoles experimentos.

Me sonroje un momento, imaginandome que me diría al ver el uniforme, el era todo un anciano lolicon, era algo que siempre me molesto mucho de el, aunque el dice que estoy perdidamente enamorada de el, es mentira, esta loco, solo.... Solo no me gusta como ve a esas niñas.

Furijima: Como te llamas?

Sonreiste, te subiste en ese entonces tus lentes, a pesar de tener solo 5 años, te veía como de unos 30, eras todo un abuelito para mi.

Yo: Senna, señor.

Reiste cuando te dije señor, al parecer eres mas joven de lo que creí pero para mi siempre serias un señor.

Furijima: Como que señor? No estoy tan viejo, dime Furijima!

Te mire sarcástica, para mi eras un abuelito!, no podía verte de diferente forma, me cargaste poniéndome sobre tus hombros, me sentí alta y vi todo mejor, era muy delgada por lo que no fui un peso para ti.

Furujima: Dime Senna que hace una pequeña como tu por aquí en las noches?

Me sentía mas confiada contigo, segura, que nada malo podría pasarme pero aun así quería encontrar a mi mama, o a mi papá, era pequeña en ese entonces y no entendí ya hasta muchos años después que era mejor no encontrarlos, el simple hecho de todo me provocaba arcadas.

Te conteste levemente.

Senna: Busco a mi mama

Furijima: Y como es ella?

Senna: Es hermosa, y sus ojos son verdes.

Si, había sacado la belleza de ella y los ojos de papá, la única parte de mi que no me gustaba, mierda de ADN.

Senna: Usted conoce a mi mama?

Pregunte con un tono de voz dulce, hasta la mas pequeña punta de mi cabello era inocente, confiaba mucho en la gente, y eso me hacia muy débil.

Furijima: No, pero estoy seguro que es muy bella como tu.

Empezamos a caminar tranquilamente sin fijarnos a detalle en la gente, la gente me miraba, de seguro pensaban que era tu hija o tu hermana, eso me dio un poco de risa.

Furijima: Han de pensar que eres mi hija

Dijiste riendo, me leíste el pensamiento, pero como? O acaso era muy obvio lo que pensaba.

Senna: Estas muy viejo para ser mi papá, te veo mas como mi abuelito

Ahora la que río fui yo, te reiste conmigo yo lo hice para molestarte pero al parecer para ti fue solo un juego, debía ser mas expresiva en cuanto a eso, si quería de verdad sacarte de quicio.

Senna: Eres un soldado?

Fui directo al grano, el lugar estaba lleno de ellos, no me sorprendería si lo fueras, estabas siendo demasiado bueno para ser verdad, solo los soldados cuando atrapaban gente empezaban así.

Furijima: No, soy humano, pero no todos somos un asco, sabes?, yo no le tengo miedo a las criaturas que mutaron, al contrario, me parece muy interesante que aguantaran un cambio así, digo, a muchos hasta les cambiaron los huesos, el hecho de sobrevivir a eso, merece mi admiración.

Senna: Abuelito, usted es muy raro.

Te reiste y se acercaron varios soldados, me protejiste aun mas, pidieron tus papeles, sacaste tu cartera y les mostraste tu id, pero el momento de fuego, había llegado, ellos preguntaron por mi, empezaste a hablar tan natural, que solo te abraze con fuerza.

Furijima: Caballeros, asustan a mi hermanita, ya saben como están las cosas con esas criaturas, cualquiera podría dañará, ni para que pensarlo, esta pequeña tiene apenas 5 años, y todo esto que esta pasando la asusta mucho, miren como esta.

Era cierto, estaba temblando pero no por que me pudieran lastimar, realmente estaba mal por lo que ellos te pudieran hacer si descubrían que mentias.

Los soldados tomaban represivas contra los que ayudaban a las criaturas, y sabia todo el mundo que esas represalias eran la muerte inmediata, nunca habían dejado vivir a alguien que mintiera.

Soldados: Pobresita esta temblando.

Uno de ellos me toco la cabeza, no sintió la energía que enmanaba mi cuerpo, fabuloso, uno menos.

Soldados: Nosotros somos los buenos pequeña, debes confiar en nosotros.

Claro, querían que confiará en gente que maltrataba a los de mi especie y los mataba solo por ser diferentes y tener mas capacidades que ellos, era envidia, cruda envidia que hacia que ellos sintieran la necesidad de escurrir sangre inocente.

Senna: Por favor, no lastimen a mi hermano, el y yo somos solo un par de humanos que intentamos alejarnos de los moustros.

Me sentí mal por decirle moustros a los de mi especie, eso me llevaba a ser un moustro también.

Furijima: Nuestro padres murieron por culpa de esas criaturas, y nosotros solo queremos escapar de ese dolor, sobre todo queremos un paseo sin pensar en eso.

Mis lágrimas empezaron a brotar sin que yo las pudiera detener, Furijima me bajo lentamente y saco un pañuelo, con una rosa dorada bordada en un extremo y los soldados se asustaron.

Soldados: Senor Roses?

Furijima: El mismo

Soldados: Porfavor perdonenos, no sabíamos que fuera usted, los dejamos solos.

Lo mire sorprendida, no sabia a que se referían los guardias, pero se disculparon estrechando tu mano y se fueron.

Senna: Roses?

Levante una ceja y el se encojio de hombros, no le dio importancia y simplemente siguió caminando.

Senna: Sueles ser tan callado

Furijima: Si

Senna: Que aburrido abuelito.

Reíste y me tomaste de la mano, te daba risa, no entendía porque pero tu mano grande y blanca, cubría con facilidad la mía, que era muy pequeña, no entrelazaste tus dedos con los míos, al contrario, cubriste mi mano con la tuya con cariño, me estabas protegiendo de que ellos regresaran o simplemente lo hacías por que se te apetecía, pero lo más extraño es que yo nunca me resistí, gran parte de mi no podía, me sentía segura contigo, como nunca me había sentido con nadie, y no sabía si eso era malo o bueno pero en realidad no me importaba ya que eras tú y no un soldado.

Furijima: Te pasa algo Senna?

A pesar de mi inocencia me sonroje con esa pregunta, en realidad te preocupabas por mí, eso me alegro, negó fuertemente con la cabeza.

Senna: Solo te mentí, no busco a mi mama, solo busco escapar de ella y de papa.

Te agachaste y tomaste mi mejilla con cuidado, como si fuera algo tan frágil que si me tocabas muy fuerte me pudiera romper, de mi ojo izquierdo resbalo una lagrima involuntaria que yo no deseaba que saliera pero aun así lo hizo.

Quitaste la lágrima de mi cara con tu dedo índice, me susurraste levemente al oído, con cuidado de no asustarme o hacerme llorar más.

Furijima: No llores Senna, solo te pones rojita y te ves fea.

Lo mordí con los labios, yo nunca seria fea, tenía la belleza de mi mama conmigo, este tipo debía estar loco, yo nunca ni roja ni nada seria fea, yo siempre seria bella como mi madre y un poco de mi padre.

Senna: Estas loco, yo no podría ser fea, tienes problemas cerebrales.

Me solté y me fui corriendo, me había enojado contigo por decirme fea, como se le ocurría, yo jamás seria fea, pero el si sería un feo de por vida por decirme así, no lo quería volver a ver nunca.

Soldados: Sabíamos que ocultabas algo asquerosa enana.

Senna: Déjenme en paz

Estaba llorando, y estaba enojada, no quería estar cerca de ninguno como ellos, solo quería llegar a mi casa y encerrarme en mi cuarto, mi refugio de los problemas, de todos, de los actuales y de mis padres.

Soldados: Hasta aquí llegaste.

Empezaron a jalonearme y a golpearme, pero tú apareciste, y me salvaste, no dejaste que me tocaran más, aun recuerdo como mataste a uno por uno, con un cuchillo que no sabía exactamente donde lo habías guardado ya que yo nunca lo había visto en el tiempo que estuvimos juntos.

Furijima: Senna estas bien?

Me habían golpeado en mi labio y este sangraba, por un momento arrugaste la nariz y te reíste, tal vez ahora si tenías razón, estaba realmente fea, pero había sido por culpa de esos idiotas que me habían lastimado.

Senna: No me veas, me veo fea.

Reíste hacia mi reacción, te agachaste y con tu lengua lamiste mi sangre que corría por mi cara, yo está completamente sonrojada y enojada.

Furijima: Senna, tu nunca serás fea, porque eres terriblemente hermosa.

Terminaste de lamer la sangre y me miraste a los ojos, tal vez esperabas que saltara de la felicidad por aquel comentario.

Senna: Ridículo.

Reíste, no sabía porque siempre te reías cuando yo hablaba, me besaste la frente y me acomodaste el cabello, podrías ser la perfecta mujer si fuera tu caso, ya que con tus dedos me dejaste peinada de nuevo, aunque no creo que hayas batallado mucho, ya que mi cabello era muy liso.

Furijima: Senna, quédate conmigo siempre

Porque decía eso? Yo era solo una niña, o tal vez solo me veía como su hija, eso me molestaba un poco, a pesar de mi corta edad, yo había visto muchas veces a mis papas en su cuarto haciendo esas cosas que hacían los adultos y ese tema que siempre me había incomodado hasta el tal grado de hacerme hablar de otra cosa para poder evitar el tema.

Senna: Abuelito, como quiere que me quede con usted?

Me acariciaste el cabello y me sonreíste, yo no había entendido muy bien, pero al parecer tu si, tu dedujiste otra cosa cuando yo pregunte, pero era errónea yo me refería a como podía quedarme contigo, era lo que realmente yo quería, no quería volver a casa, y encontrarme con gritos.

Sacaste una tarjeta de tu abrigo beige y me la diste.

Furijima: Cuando me necesites solo llámame, que yo estaré hay.

Me llevaste hasta mi casa, me diste un beso en la mejilla y te marchaste, entre, al parecer mis padres estaba preocupados, ya que empezó el griterío y las groserías enfrente de mí, como siempre, sin importarles nada.

Papa: Ya ves Marie esto es tu culpa, por tu culpa ella es una basura como niña.

Mi madre no se quedo atrás y le metió una cachetada muy fuerte, el se paro y la empezó a golpear fuertemente, enfrente de mí, la cacheteaba repetidas veces, y la pateaba, también le daba puñetazos muy severos que la dejaban en el piso, la piso un par de veces, hasta que la dejo inconsciente, no respiraba, me acerque lentamente al cuerpo de mi madre y me di cuenta que estaba muerta, mi papa la había matado enfrente de mí.

Senna: La mataste!

Grite con lagrimas en los ojos, tu solo reías satisfecho, me agarraste del cabello y me arrastraste hasta mi cuarto, me pateaste y me cerraste con seguro, solo gritaste atrás de la puerta mientras que yo lloraba.

Papa: Eso se merecía!, y cuidado y escapas de nuevo por qué lo mismo te hare a ti.

Los meces pasaron y tú te volviste a casar papa, ahora con una gorda que te engañaba con cualquiera enfrente de ti y tu nunca decías nada, yo no había vuelto a hablar con Furijima, pero todas las noches me soñaba en sus brazos, mientras que el me consolaba.

Madrastra: Senna!! Venme a hacer la comida.

Fui pero solo para decirle que ya me tenia arta como me trataba, que me golpeara y me tratara como su sirvienta, pero que se creía.

Senna: Mira gorda de mierda, a mi no me ordenas nada de nuevo, porque te mato!.

Reíste, estallaste en carcajadas y me golpeaste hasta que tocaste mi mariposa, me pare y agarre un cuchillo con fuerza clavándotelo en el corazón, y luego en tu estomago, te apuñale tantas veces que perdí la cuenta, pero estaba llena de sangre, cosa que en realidad no me importaba.

Me dirigí al cuarto de mi padre, estaba molesta, pero mi venganza ya casi estaba completa, el había matado a mi madre, yo lo mataría a él, no te deje ni hablar cuando te clave el cuchillo en la cabeza, no me importaba si me suplicabas perdón, yo no te perdonaría por haberla matado, al contrario, me encantaba el hecho de verte muerto y que tu sangre resbalaba por tu cabeza, luego me dirigí a tu cuello y te hice una larga cortada, te lastime y solo vi como brotaba la sangre a litros hasta que moriste, reí.

Me lleve sus cuerpos hasta la parte de atrás, y les heche gasolina arriba, quemándolos sin piedad.

Abri los ojos y segui pintando...
avatar
Senna
Hada
Hada

Mensajes : 53
Money-money : 12417
Fecha de inscripción : 26/01/2012
Edad : 26

Ver perfil de usuario http://lovexsexy.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Recuerdos {Senna y Christopher}

Mensaje por Christopher Balthasar el Vie Mar 30, 2012 12:41 pm

¿Quizás la rudeza de ese momento le estaba molestando a aquel joven? El clima era perfecto, la noche era de un hermoso color opaco oscuro, y la luna se veía de color carmín, las provocaciones de aquel hombre se hacían cada vez mayor, sus provocaciones de sangre crecían en cada movimiento que sus piernas daban, su cuerpo había llegado al momento de no resistir mas y tirarse al suelo, un viento cubrió por completo su cabello, desordenándolo, movimiento sus hermosa melena hacia el lado que aquella contraria con la que el viento soplaba, aquel posible movimiento comenzaba a aumentar aquella extrañeza en el mundo de los recuerdos, un dolor comenzó a molestar la cabeza del vampiro, toco lentamente su cabeza y se tiro en una banca cerca de donde estaba, miro hacia la luna, no quería dejarse llevar por aquellos recuerdos que lo torturaban día y noche. Tomo fuertemente su cabello y lo jalo tanto que se levanto de un golpe, delante de él estaba su mochila, la tomo fuertemente abriéndola tomando una copa, y ahí estaba aquel diario de que odiaba con lo más profundo de su corazón, lo tomo lentamente y lo abrió, hay estaba escrito su dolor, el dolor de su madre, su vida escrita en llamas de corazones, lo abrió de nuevo, en aquella noche, la copa paso a sus labios, y el libro comenzó a volar entre los sentimientos de todo lo que estaba en esos momentos en la azotea, de sus labios no salían palabras, pero de su corazón quería expresar todo lo que en esos momentos odiaba. Coloco sus manos en sus labios, y sonrió. Esa sonrisa que lo hacía totalmente perfecto, la sonrisa que amaba su madre, su padre y quizás su hermano. Ese hermano que había perdido. Se movió hacia el lugar donde la luna le podría dar, abrió aquel diario, y ojeo su primera página, vieja arrugada, y llena de una extraña pero re confortable letra, decía su nombre en una hermosa letra, “Laurent”, un color dorado con carmín cubrían la letra, paso la pagina quedando en la que decía, “el nacimiento de mis hijos, mis adorados bebes. La luz de mi vida, y la luz de mi amado esposo. “Elliot”.

Sus páginas, se llenaban de extrañas lagrimas de aquellos jóvenes que lo leían, Christopher tenía sus ojos totalmente vacios, sin vida como si en realidad no la tuviera, observo con cuidado a su madre, en la foto que el diario portaba, paso sus frías manos llenas de sangre por la foto cubriéndola, sus ojos se cerraron completamente, se levanto del lugar y dejo el diario abierto, sus páginas comenzaron a girar, al igual que la vida de esas dos personas.

X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X

Sentía un orgullo inmenso, a decir verdad mi vida comenzaba a dar un buen giro, éramos un clan de vampiros reconocidos, mi padre era el líder de todos, mi esposo era el príncipe de uno de los imperios de igual manera de grandeza del lugar, y alguno de los dos bebes que estaban en mi estomago iban a ser los reyes del imperio, no del mundo, ese era mi deseo, que los dos gobernaran con mano de hierro a todas las criaturas viviente, mi mano se dirigió de nuevo a mi estomago, rápido, dulce y sincero. Moví lentamente este dejando sentir las pataletas de mis bebes, los dos querían salir rápido, pero era pronto para que naciera, los calmaba con unas palmaditas, pero luego volvían a jugar, eran demasiado juguetones, y siempre estaban pidiendo sangre, para comer, para disfrutar, era la rutina diaria, una rutina que no cambiara por nada, mi esposo llego, ese alto y hermoso pelinegro beso mis labios, y luego a mis bebes, sintió sus pataletas y los calmo con su dulce voz, amenazante y fría, sentía que se movían un poco menos pero que lo seguían haciendo, les gustaba mi esposo, les gustaba su padre, y les gustaba yo, exacto. “su madre”.

El gran día había llegado, mi hijo había nacido junto a un hermoso cadáver, su hermano había muerto, el doctor no pudo hacer nada, al parecer comenzó a comerse el mismo, ya que la bolsa del otro estaba demasiado apartado de el pequeño, pero… había algo extraño, y era el gran crecimiento, iban a ser gemelos, la tristeza comenzó a invadir la casa, mi esposo simplemente se mantenía distante, y yo me encargaba del pequeño que había nacido saludable, Christopher… se cargaba de odio confundido de odio irrazonable, aquel mi esposo se estaba cargando de todo el profundo rencor que sentía, hay me había dado cuenta, el no me amaba.

X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X
Las paginas pasaron, la mayoría eran historias totalmente tristes de la mujer, de su criado junto a Chris totalmente abandonada, había dejado el juego con su esposo el no la amaba, solo se casaron por poder, quería quedar grabado entre las alucinaciones y escritores antiguos, su vista se veía totalmente triste, Chris había cumplido 8 años, un hermoso pelinegro, distante y frívolo, quizás el no podía contar bien como se sentía en esos momentos, no podría actuar como verdadera persona delante de su madre, o como verdadera persona delante de el mismo, simplemente olvidaba todo lo que pasaba a su alrededor, olvidaba sus agrados, sus amigos, olvidaba todo. Pero… << Alguna vez tuve amigos >> El pelinegro de nuevo se sentó en la banca tomando el diario, lo paso lentamente, mirando hasta la fecha terminada, cerro sus ojos, y embozo una cálida pero fría sonrisa, recordando el pasado, el pasado que quería olvidar a toda costa.

X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X
El miedo me podía invadir por completo, mis piernas estaban temblando en esos momentos, me sentía asustado, avergonzado, tímido, mi padre reía con calidez, pero no era esa calidez fraternal, reía con entusiasmo como si yo su hijo, fuera el carnívoro perfecto, de mis manos colgaban dos grandes Tonfas, pesadas y abultadas, llenas de sangre, deseaba en esos momentos no estar ahí, abrazar a mi madre hasta quedar totalmente tranquilo, mis lagrimas se entre mezclaban, mi padre, deseaba que ese hombre estuviera muerto, pero no podía odiarlo, aunque, yo solo portaba ocho años, que niño de esa edad andaba por ahí con dos armas blancas, matando a gente, gente inocente. << Para tus ojos son inocente, para otros son culpables, entiéndelo. >> Las palabras de mi padre seguían rozando mi cabeza, trataba de entenderlo, pero definitivamente no podía, nadie era culpable, nadie es culpable. Solo yo, yo los mate y ahora me sentía totalmente herido, no los conocía pero al parecer era una familia, una hermosa familia feliz. Deseaba con todo mi corazón que mi padre y mi madre se llevaran de esa manera, pero no. Mi madre amaba a otra persona, y mi padre a otra mujer. O quizás, mi padre amaba a alguien que era de su mismo género, esa historia triste detrás de toda mi familia, mi abuelo por parte de madre, nunca tuvo una esposa estable, de ahí nació mi madre.

Yo nací de un romance entre mis dos padres, y gracia a ese embarazo ellos se casaron, mi padre deseaba tanto un niño, y que gracia había, de ahí nací yo. Vestido de amarillo pollito, con un gorro de forma de pollo, y una almohada en mi otra mano, mis ojos entre cerrados con sueño, caminaba por la casa de mi familia, la gran mansión de la familia Balthasar de los vampiros más poderosos y ricos de todo el bajo y asesino mundo, unos grandes mafiosos. Ahí fue cuando la conocí. Su hermosa melena de color azul caía por toda su espalda, sus orbes azules, oscuros y perfectos, su cintura pequeña y marcada, sus labios pequeños y tiernos, su cejas perfectas, sus piernas torneadas y sus senos, pequeños pero hermosos. Antoinette Bernadette Era su hermoso nombre.

<< El amor a primera vista no existe hijo, es solo algo pasajero >> Las palabras de mi padre se podían notar en mis perfectos pensamientos, pero no se podía borrar aquella sonrisa, y esa dulce voz. << Chris, hijo. Ven y te presento a An. >> An, un hermoso nombre, pensaba que era el suyo pero antes de que ella se presentara, se podría notar la integridad de mis ojos, estaba tan interesado en sus ojos, en su vista, en su perfecta armonía, y en su voz, una voz de un ángel. Un hermoso demonio ángel. << Ella es la hija mayor de la familia Bernadette, te acuerdas de tu amigo de la escuela. >> Claro, ese sujeto. << El es mi hijo menor. >> Su sonrisa se dirigió solo a mí, su olor se dirigió solo a mí, ella estaba mostrando acciones claramente para mi, un chico de 8 años que se enamoro de una hermosa mujer de 16 años. 8 años me llevaba pero no me importaba, ella me gustaba, me gustaba y fue el amor que mi padre me prohibió.

Un placer conocerte, Christopher — La pausa que hizo de caminar hasta mi fue totalmente sexy, su cabello y su melena se movió de manera robótica, acerco su suave rostro al mío, y me dio un beso en la mejilla, fue cerca de mis labios. Amaba a esa mujer, y solo me había dicho esas palabras, era tan placentero al mismo tiempo.

<< Fue un error, ella es un error en tu vida >> No importaba en esos años, si esa mujer había sido un error, a mis ocho años de edad, había encontrado por algo con que luchar, con que estudiar, con que volverme más fuerte, debía protegerla. Tenía que proteger a esa hermosa mujer, por un momento de mi vida, olvide por completo el sufrimiento que había causado a las demás personas, olvide por completo que odiaba todo lo de la vida, olvide por completo que no valía lo que los demás pensaran, solo por ella olvide como era que me sentía, sin la libertad totalmente asociada, olvidando por completo la corrupción de mi familia, quería mostrarle a ella, que yo tenía sentimientos, pero también que era demasiado fuerte a mi edad, quería que se enamorara de mi, y yo cumpliría esa promesa.

Estoy a tu cargo, Chris. — fueron sus palabras, me deje llevar de nuevo por esa sonrisa. << El te cuidara siempre. >> fue la respuesta de mi madre, estaba soñoliento quizás por eso no le conteste, pero sus labios, sus manos todo en ella era perfecto para mí. Perfecto para mi vida, perfecto para mis latidos, tenía un corazón, como todas las personas que había matado en el pasado, todos tenemos corazón. << Son culpables, entiéndelos. >> Mentira, nadie es culpable en un mundo lleno de pecados. Pero si eran culpables en este mundo libre y lleno de reglas, normas, donde el mas idiota es el que pierde, el inteligente es el que conquista, y tu eres el que sufres << Tonterías, nada en este mundo es libre, nada es gratis, todo te lo ganas con esfuerzo y fuerza, se inteligente, se hermoso, se mi hijo. >> ser su hijo. Su hijo era algo que no quería ser, no quería ser el hijo de ese sujeto. No más era solo un juguete para él, manejado por hilos invisibles, sin vida.


X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X

Se escucho al fondo de la azotea el sonido de una copa romperse, el hombre cerró fuertemente sus ojos. Estaba recordando cosas inservibles del pasado, observo de nuevo el diario de su madre, y paso lentamente la hoja, hasta su cumpleaños de 10 años. Todo eso lo podía definir su madre como algo totalmente feliz para ella, cerro sus ojos y se dejo llevar de nuevo por el viento, las hojas pasaron hasta diez días luego del cumpleaños del chico, la celebración de su entrada al clan por completo, todo estaba en total orden, invitados de toda clase alta de vampiros, todos los mafiosos vampiros más importantes. Todo estaba en completo orden, en completa desfallestacion hacia un destino totalmente inservible. << Odio todo mi mundo >>. Las hojas siguieron pasando, las doradas y amarillentas hojas viejas del diario de la hermosa mujer, madre de Christopher, estaban contando un día feliz, pero a la vez trágico en la vida de todos.


X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X

La belleza resplandecía en mi hermoso hijo, sus diez años desde que nació me hacia tan feliz, como siempre mi esposo tenia cosas planeadas secretas solo con él, pero él me lo contaba todo. Odiaba la idea de que su esposo siempre tratara de manipular a su hijo, el pequeño estaba vestido delante de mí, su vestido de marinerito estaba totalmente listo, su camisa blanca, con sus estampados de marinero estaban su sitio, su gorro blanco, y sus pantalones cortos azules, con unos hermosos zapatos negros, y sus medias, el se veía totalmente lindo, era la palabra correcta. << Como desearía que Christopher tuviera una mejor vida >> Pero no podía hacer nada con respecto a eso, deje de guiarme por lo que estaba pasando, y arregle un poco su ropa. << Es tu día perfecto, trata de pasarlo bien. >> Me pregunto muchas veces por ella. << Antoinette vendrá después, tiene trabajo. >> Le mentía una tras otra vez, no sabía si esa chica volvería a aparecer, desde que se fue de viaje con su prometido, pero no podía mentirle a él, no a mi hijo.


X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X

Las paginas se detuvieron por las manos del chico, dio un largo suspiro y volvió a observar la copa rota en el suelo, tomo un pedazo de vidrio y paso una gran raja a una foto, donde aparecía el besando los labios de la mujer, ella con una sonrisa y el con un sonrojo en sus labios, dejo caer gotas de sangre en el rostro de la chica, y dejo salir una carcajada seca, tonto se sentía en esos momentos. Sus pensamientos comenzaron a volar de nuevo, su mirada se dirigió a una de las estrellas, mientras cerraba los ojos, patrañas, mentiras, insolencias hechas por una falsedad de hechos, era lo que su vida representaba en esos momentos. Era un conjunto de mentiras que llevaban a cabo una verdad no revelada, mentiría si digiera que era un gran intersección entre hechos totalmente interesantes, aunque la verdad nada de lo que mencionara aquí fuera cierto, el estaba destrozado, y a la vez alegre, recordaba el pasado como si fuera ayer, tonterías, odiaba su vida, su destino, nada de lo que hiciera ahora podría borrar su pasado, el pasado siempre ira con ustedes vallan a donde vallan, es solo otro conjunto de letras unidas a una línea de tiempo, es historia, es tiempo. Varios sucesos unidos en uno solo, parecería como un concepto simbólico, pero solo era otro paso al tiempo deprimido, al tiempo que se le quiere llegar a un fin, era el fin de la verdadera capacidad de huir de lo que se quería, odiaba poder perder contra eso, simplemente se dejo llevar por su sangre, y la dirigió a sus labios. << La muerte, no es la salida a ninguna solución, es el final de todas las opciones. >> Es como decir que no tienes nada que solucionar, que lo único que piensas es en el fracaso. Pero morir es algo que deseas, que pasa con ese deseo de asesinar. << No habléis de las locuras del amor. ¡No! El amor es lúcido y sereno. El amor no mata. Lo bello, lo fuerte, no conduce jamás al asesinato. Los fuertes mueren tal vez, pero no matan. >>

X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X

Me sentía como un idiota, y lo era, esperarla hasta hartas horas de la noche, la ceremonia había terminado, mis piernas temblaban, mis ojos de la misma manera estaban envueltos en llamas, estaba cansado, tenía que dormir. << Acuéstate ya, esta bueno que estés despierto. >> Las palabras de mi padre resonaban por mi cabeza. Tenía toda la razón. “Ella no llegara”. Me di la vuelta, y me dirigía a mi habitación, << No hay mal que por bien no venga >> ¿Cierto?, mis piernas se dirigían hacia mi habitación cuando escuche el ruido de algo, alguien estaba discutiendo, lentamente mis piernas se dirigieron hacia la cocina, hay estaba ella, con un hermoso vestido pegado a su cuerpo, su cabello amarrado en una gran coleta, musitando varias cosas intangibles, y totalmente difíciles, estaba con alguien, un pelirrojo de ojos del mismo color, sus discusiones se hacían cada vez más fuerte, me escondí rápidamente cuando iban a salir, lo único que había escuchado era que << Es el fin >> fruncí lentamente mis cejas, y observe como quedaba ella llorando, entre a la cocina, y ella me abrazo, portaba 18 años, y estaba comprometida, eso me partió el alma, pero lo que me partió el corazón es verla llorar por ese sujeto. << Definitivamente unos nacían con estrellas, y otros estrellados >> pero los que poseían mucho sufrían por dentro, la deje sola en la cocina, y salí de aquella habitación. << Había gato encerrado >> y en efecto, iban a destruir la fiesta, y eran los demonios. << Traicionaron a los vampiros, y lo pagaran. >>

Los focos de la fiesta se apagaron, todos se habían puesto en guardia incluso mi padre, pero cuando no se sintió absolutamente nada todos se habían encendido, me encontraba en el medio, alrededor de ese sujeto que la había hecho llorar, alrededor de otros demonios, que tenían cuchillos armas, entre otras cosas, mi padre alarmado iba a gritar, cuando todos habían caído en el suelo totalmente muertos, de sus manos cayeron a mis pies el documento de que habían roto el contrato. << Al buen tiempo malas espinas, había acertado. >> mi padre y los demás vampiros asombrados, observaban mis manos, estaba todo golpeado, pero de mis manos caía sangre de gloria, alargue una sonrisa, me había comenzado a gustar matar gente, era exótico, me sentía excitado, mis labios saborearon aquella sangre, mientras dejaba que los invitados disfrutaran del banquete, mis piernas se dirigieron a la mujer, y fue donde me beso, sus labios cálidos quedaron encima de mis labios pequeños y dulces, su sabor a cerezo y fresa, me hacía sentir vivo. Mis labios torpemente les seguía el beso, cuando varios sujetos aparecieron, mi padre les había mostrado el contrato, y lo habían acertado, los demonios estaban desapareciendo en cenizas, me sentía totalmente interesante, maquiavélico, quería ver a todos los humanos, demonios, y otras criaturas muertas, yo era su peor pesadilla, el chico de diez años que puede matar incluso a su propia familia.

X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X

El beso se corto, y el chico se toco su miembro, se había puesto duro de tan solo recordar aquel beso, odiaba que cosas así le pasaran, cerro sus ojos, dejándose llevar por aquellos sentimientos de rencor, amor, dolor entre otros, odiaba como podía su pasado, odiaba su presente, y de seguro odiaría su futuro, miro de nuevo hacia aquella luna, mientras daba algunos pasos al rededor de su vista, aquellos vidrios habían sido totalmente limpiados por alguno de sus sirvientes, tomo su celular, y busco lentamente la foto de su madre, le sonreía, le dedicaba una grata y fuerte sonrisa. Dejo de nuevo el celular en su bolsillo, mientras se mordía el labio inferior, aquella mujer lo había traicionado, ese era el plan de esos dos, del pelirrojo y de ella, coloco sus manos en sus labios, sentía todavía ese beso, el beso de ella y de él, movió lentamente la cabeza a todas partes, acordándose de su maestro, tenía un fuerte parecido con ella, frunció el ceño y suspiro.

Miro hacia adelante, dejándose llevar por aquella costumbre de la naturalidad, y la persistencia, obtuvo por de nuevo tomar el diario de su madre, pero no lo iba a leer, no había observado con claridad la vida difícil de su madre, cerro sus ojos recordando la vez que conoció a ese sujeto, el amor profundo de su madre, cuál era su nombre, o si. Giotto Vongola. Un castaño aunque su cabello era de un extraño castaño anaranjado, y sus ojos del mismo color, trataba a su madre como si fuera una reina, el líder de una familia de humanos, un extraño romance entre los humanos y los vampiros comenzaron de ahí, desde el amor que se fluyo entre su madre, no le importo ser una vampira, y al ser un humano para llevarse tan bien, quizás tan solo quizás. << El amor no solo es cuestión de química, quizás. >>

X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X

Nos encontrábamos caminando, hacia una casa, mi madre me llevaba de la mano, tan solo portaba 11 años, ya estaba bastante grande, pero no podía evitar perderme con facilidad y meterme en problemas, que llevaría a mi madre en más problemas con mi padre, perdía el control con facilidad, odiaba las multitudes, odiaba la gente, odiaba a todas las personas diferentes a mí, menos al novio de mi madre, Giotto. Ese sujeto era un desastre de persona, odiaba que controlara tan fácilmente la manera en como hablaba, y como se dirigía a mí y a mi madre. Sabía que el planeaba algo o quizás solo eran celos de cómo mi madre se enamoro tanto de él. << Se que tu padre no me ama, y el ama a otra persona. Así que yo también quiero ser feliz, y Giotto me hace feliz. >> No podía impedir escuchar esas palabras, me llamaban nostálgico por algo, y esa era la razón, valla nostalgia maldita, odiaba todo lo referente a eso. << Maldito amor, y su mierda de gustos, por eso estoy que muero cuando la veo. >> Amaba a Antoinette, era la única persona a parte de mi madre, con quien yo era yo mismo, a pesar de nuestros 8 años de diferencia, la amaba. << La amo >> << Lo amo >> << Con todo mi corazón. >> Lo sabia teníamos corazón. Algo que mi padre me quito cuando comencé a luchar contra la violencia, y mataba por simples razones. << Para nosotros son culpables. >>

Gracias por traerla, Chris. — Mi madre no podía salir sola. Ya no podía caminar de lo mas de bien, su cuerpo se estaba volviendo débil a pesar de ser una vampira, su sangre quizás estaba siendo infectada por mi padre secretamente, sabía que él la quería muerta y rápido, pero eso no era motivo de acelerar su muerte, porque eso significaba que aceleraba también la suya.

Giotto, solo apúrate, no tengo todo el día. — Él se reía como siempre. Y yo era un idiota a lado de ellos dos, me sentaba lejos y comenzaba a leer, mi pasatiempo. Solo no podía soportar ver a mi madre deprimida, quería que saliera, que disfrutara de los placeres al igual que yo, quería que ella se sintiera totalmente normal, quería que se sintiera diferente, quería que disfrutara de la misma manera el amor que yo disfrutaba hacia la vida, no podía soportar verla totalmente deprimida, no podía soportar verla llorar. << Odio a las mujeres que lloran. Odio el llanto. >> Me decía a mí mismo, lo odiaba por motivos de que mi madre siempre se sentía de esa manera.

No te preocupes hijo. Solo son dos horas — << Hijo. >> Cuando mencionaba eso me sentía como si yo fuera su hijo, quizás porque el si merecía el nombre de padre de mis labios, el día de la reunión había terminado, mi madre y yo fuimos a comer un helado, quería que se distrajera, siempre que eso acababa ella se deprimía de nuevo, << Debo hablar con Giotto. >> debía proteger a mi madre, que escapara con él, y disfrutara de la vida.

Nada en la vida era fácil para todos. Ni siquiera para mí, no la había visto durante los últimos 5 años, ya tenía 15. Y ella apareció, sus orbes azules seguían tan hermosos, su cuerpo tan perfecto, era la mujer que quería observar, con tus 23 años, manejabas la magia vampiristica como si fuese suya. Yo era mucho más fuerte, mi agilidad era impresionante, estabas enamorada de otra persona, cosa que me molesto cuando lo dijiste, pero no me molestaba en lo absoluto de que me mencionaras que querías acostarte conmigo. << Solo se convirtió en una perra, mátala. >> fueron las palabras de mi padre. << Las mujeres merecen la muerte. >> Claro como él se enamoro de un hombre, creía que todas las mujeres eran iguales. Patrañas. Tan solo idioteces de mi padre, me deje llevar por la lujuria, y ella y yo terminamos en una cama.


X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X

Tomo fuertemente su miembro, y se sonrojo notablemente, sabía lo que ocurría en esos momentos, chasqueo la lengua, y simplemente cerro fuertemente sus ojos, quizás era momento de alargar cada vez más sus pautas y latinas formas de hablar, dejo que sus ojos se llenaran de placer, y comenzaba a mostrarse interesado. << Quizás, el mejor recuerdo. >> pensó, sus manos comenzaron a moverse de arriba abajo, sentado en la banca, dejándose llevar por sus pensamientos, eróticos, y aquella noche de pasión que tuvo con la mujer de orbes azules.

X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X

Uh, me sentía en las nubes, en la extraña naturaleza de la soledad, quien iba a pensar que era de las personas que claramente no se imaginaba cosas retumbantes, mágicas, odiaba ser totalmente perspicaz. Quizás sus senos habían crecido demasiado, no << Se opero. >> Valla había perdido la naturaleza que tanto me gustaba, pero no importaba, eran exóticos, mágicos, maravillosos, su parte más íntima estaba siendo mojada por mi lengua, un pearcing en su clítoris avisaba de lo zorra que se había vuelto. << Me da asco. >> tan solo asco la mujer de la que me enamore, sabía que escondía algo pero no podía dejar de pensar en la lujuria, romper a una mujer de 23 años, era demasiado excitante. << Puede ser hasta diez años mayor que yo, pero nunca, tendrá aquella majestuosidad de gobernarme. >> Tonterías, su miembro entro en ella, y la rompí como no hice con cualquier otra mujer. Me la imaginaba llorando de placer, y nostalgia, pero solo gemía y reía. << Valla zorra, te volviste. An. >>

X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X

Un fuerte ruido se escucho dentro de la casa, abrí los ojos, y mire todo mi cuerpo lleno de sangre, reaccione rápidamente tomando mis dos Tonfas, estaba sangrando, fruncí el ceño observando toda aquella cantidad de mezcladura, no era sangre ordinaria, era mi sangre, me senté en la cama colocándome la ropa, mientras mi herida era tapada, no podía morir en estas condiciones, observe a todas partes ella no estaba, fruncí el ceño, había sido engañado.

Mis piernas se movieron rápidamente por todo el lugar, el uniforme que portaba era el de la escuela que había estudiado, mis piernas rápidamente se dirigieron al cuarto de mi madre, al entrar estaba postrada en la cama, << Muerta. >> cerré los ojos. Maldecid muchas veces aquellos movimientos de mi madre. A su lado había un libro, lo abrí rápidamente, y mire la última página llena de sangre. << Fuimos traicionados… por los Bernadette… >> escuche el ruido de la habitación de mi padre, rápidamente me dirigí a esta, estaba aquella mujer que había amado por años, con la mano puesta en la cabeza de mi padre, este estaba con los ojos vidriosos, de la misma manera muerto, la mujer se giro lentamente quizás fue asombrada su mirada, quizás fue simplemente una reacción infortunada, pero se acerco a mí y me beso, juntando aquella aguja en mi abdomen, caí al estrechó y frio suelo. Sus manos pasaron por mi cuerpo, excitándolo, mordí sus labios cuando trato de besarme sacándole sangre, era mi presa, no iba a morir hasta que me vengara de ella, caí con las manos en el abdomen, recostándome en el suelo, mire a mi padre, y alargue una sonrisa. << No me vengare por ti, si no por mi madre, no pienses mal de mí. >> El simplemente me dedico una sonrisa, y cerró los ojos débilmente. << Lo sé. >> suspire, no podía hablar pero debía decirle a mi viejo, que a pesar de todo, lo quería. << Te he mentido, y eso no lo sabes. >> El alargo otra sonrisa. << Me quieres, pero no de la misma forma que tu madre. >> Simplemente me quede callado. << Y tampoco, de la forma en la que ella amo a Giotto. O que tú adoraras a Giotto. >> Abrí mis ojos, frunciendo el ceño. << Lo sabías. >> Él rio, y me miro. << Soy tu padre, y su esposo. >>


X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X

Abrió los ojos lentamente, y frunció el ceño, tocando su abdomen. Sonriendo arrogante, se había vengado de ellos dos, porque los amaba. Su pasado seguía oculto, en aquellos recuerdos de la soledad, recibió otra copa, y rodo hasta la última página del diario, observando con una sonrisa, dos mechones de cabello, y una foto de su padre, su madre y el juntos.


avatar
Christopher Balthasar
Vampiro
Vampiro

Mensajes : 28
Money-money : 12255
Fecha de inscripción : 07/03/2012
Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Recuerdos {Senna y Christopher}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.